"Nuestra Maestría en Inteligencia Artificial es de referencia internacional, escogida por empresas Multinacionales y Gobiernos como la más completa en su categoría"

InicioInteligencia Artificial¿Cuál ha sido el uso de la IA en la guerra?

¿Cuál ha sido el uso de la IA en la guerra?

El uso de la IA en la guerra es cada vez más importante. De hecho, algunos países llevan años utilizando la IA para desarrollar drones más eficaces, que pueden escanear el terreno en busca de amenazas y seleccionar automáticamente los objetivos en función de algoritmos predeterminados.

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN DE LA MAESTRÍA EN CIBERSEGURIDAD

    RECIBE EN TU EMAIL:

    El precio y facilidades de pago.
    Postulación a la BECA 65% dcto.
    Complementos: Curso de idiomas GRATIS (Sólo por pago único) + Networking Profesional.

    El uso de la inteligencia artificial IA en la guerra.

    El uso de la inteligencia artificial IA en la guerra no es algo nuevo en el mundo moderno.

    La inteligencia artificial (IA) es un campo de la informática que estudia la capacidad de las máquinas para realizar tareas similares a las humanas.

    La IA ha cobrado mucha fuerza últimamente gracias a los avances tecnológicos y científicos.

    De hecho, fue utilizada por primera vez por las fuerzas militares durante la Segunda Guerra Mundial, cuando intentaban resolver problemas complejos como los cálculos matemáticos y el descifrado de códigos.

    La inteligencia artificial se ha utilizado en la guerra para tomar decisiones.

    El uso de la IA en la guerra consiste en hacer máquinas inteligentes que puedan hacerse cargo de tareas demasiado difíciles para los seres humanos.

    Las máquinas inteligentes se han introducido en todos los ámbitos de nuestra vida, desde la obtención de un préstamo hipotecario hasta los sitios web que podemos visitar.

    La inteligencia artificial (IA) está empezando a tener un impacto significativo en la guerra.

    En los próximos años, las tecnologías basadas en la IA serán utilizadas por grupos estatales y no estatales, con importantes implicaciones para la población civil, el personal militar y la sociedad en general.

    Pero, ¿cómo se utilizan en la guerra? ¿Podría la IA aumentar la frecuencia o la intensidad de los conflictos armados?

    La evolución reciente de la forma de hacer la guerra se ha visto influida por una nueva forma de tecnología: la inteligencia artificial.

    No tenemos que buscar mucho para encontrar ejemplos. Algunos países han aprobado recientemente leyes que permiten el uso de drones armados y teledirigidos en sus misiones en el extranjero.

    Sustituyendo a los pilotos por la inteligencia artificial (IA).

    El Máster en Inteligencia Artificial CEUPE se basa en el dominio de las tecnologías más avanzadas en el campo, como el machine learning y deep learning, con clases impartidas por académicos de nuestra universidad, investigadores de centros adscritos y profesionales de la industria.

    La IA en la guerra se utiliza para el reconocimiento, la vigilancia y el seguimiento de objetivos.

    La IA en la guerra, también conocida como inteligencia artificial (IA) militar, es el uso de la inteligencia artificial (ordenadores, robots, software) en aplicaciones militares.

    Incluye los sistemas diseñados para apuntar y atacar a las fuerzas enemigas, y los que se utilizan para el apoyo directo e indirecto en el campo de batalla.

    La IA no incluye el armamento que utiliza la información de los operadores humanos para apuntar a las fuerzas enemigas o los sistemas de armas que son controlados por operadores humanos entrenados.

    Junto con otras formas de tecnología militar, la IA en la guerra se utiliza para el reconocimiento, la vigilancia y el seguimiento de objetivos para:

    Los sistemas de guiado de tanques y aviones.

    Los sistemas de defensa contra misiles.

    Las operaciones de búsqueda y rescate.

    Las ayudas a la toma de decisiones de mando y

    La logística.

    El nivel actual de la capacidad de la IA es tal que resulta más eficaz cuando complementa la actividad humana.

    Como tal, puede ser una herramienta útil para mejorar las capacidades técnicas de las fuerzas armadas.

    La integración de la IA en los sistemas militares tiene el potencial de mejorar su rendimiento:

    Reduciendo la fatiga mental del personal.

    Mejorando el conocimiento de la situación mediante un mejor procesamiento de los datos.

    Mejorando la toma de decisiones mediante una mayor disponibilidad de información y

    Reduciendo los errores en las tareas complejas.

    La IA en la guerra se ha utilizado en combates aéreos y marítimos, así como en operaciones terrestres.

    Los sistemas de armas autónomas son sólo uno de los medios por los que la IA puede aplicarse a la tecnología militar.

    El uso de la IA en la guerra con fines defensivos es otro. Por ejemplo, los algoritmos de visión por ordenador podrían utilizarse para la vigilancia y la identificación de objetos en un entorno de campo de batalla, así como para la evaluación de daños después del combate.

    Además, la IA podría utilizarse para desarrollar mejores técnicas de camuflaje, o incluso para desarrollar nuevos tipos de materiales y técnicas de camuflaje, incluido el camuflaje dinámico que se adapta automáticamente al entorno.

    Los militares también utilizan la IA para mejorar sus métodos de entrenamiento.

    Esto incluye simuladores de entrenamiento que pueden adaptarse al nivel de un determinado aprendiz (o grupo de aprendices).

    Así como entornos de entrenamiento virtual que pueden ofrecer a los soldados experiencia con todo tipo de misiones.

    Proporcionándoles simulaciones inmersivas de futuros campos de batalla, completos con fuerzas enemigas equipadas con las últimas tecnologías de combate.

    La IA en la guerra también puede utilizarse para ayudar en las operaciones logísticas. Esto incluye:

    La determinación de las rutas óptimas para los movimientos de las tropas o las líneas de suministro.

    La planificación del consumo de combustible.

    La determinación de la mejor manera de distribuir los recursos, como los alimentos y las medicinas entre las tropas o los civiles dentro de un territorio ocupado.

    La IA en la guerra se ha utilizado en los combates aéreos y marítimos, así como en las operaciones terrestres. Los sistemas de IA se han empleado para adquirir objetivos para misiles balísticos, aviones de combate e incluso barcos.

    La IA en la guerra se utiliza para proteger a los soldados de la guerra química y biológica.

    El proceso comienza cuando la IA detecta un ataque químico o biológico de las fuerzas enemigas y comunica la amenaza a un centro de mando.

    Los siguientes pasos consisten en que los responsables transmitan la amenaza al personal y determinen las respuestas adecuadas, como evacuaciones, contraataques e intervenciones médicas.

    Los pequeños drones podrían utilizarse para neutralizar las amenazas de forma similar.

    La IA sería vital para analizar los datos durante un ataque y determinar la naturaleza de la amenaza.

    Por ejemplo, un pequeño dron o misil podría proporcionar información sobre la composición de los gases venenosos que utilizan los enemigos.

    Esos datos pueden enviarse al centro de mando mediante dispositivos o armas con IA.

    El objetivo es utilizar la IA en la guerra para ayudar a los soldados a tomar decisiones que reduzcan las pérdidas y protejan a los civiles que puedan quedar atrapados en el fuego cruzado de la guerra.

    El uso futuro de la inteligencia artificial IA en la guerra seguirá creciendo.

    Esto se debe a que la IA en la guerra representa una mejora significativa en la capacidad de combate.

    Por lo tanto, ofrece ventajas frente a los adversarios que no la utilizan, lo que aumenta las probabilidades de victoria.

    Sin embargo, aunque la IA ofrece importantes ventajas militares, también tiene puntos débiles y limitaciones que hay que conocer y gestionar.

    El punto más débil de una IA militar es su software. Es el software el que determina lo que puede hacer un arma de IA y su rendimiento.

    El software es también la parte más fácil de copiar o emular de un arma de IA, lo que la hace vulnerable al robo o al ataque.

    Hay que recordar que el objetivo de una fuerza militar es defender al país o a la sociedad que la sustenta. La mejor manera de que una fuerza militar defienda a su país es buscando una victoria temprana a un coste mínimo.

    Un arma de IA puede buscar este objetivo matando a los soldados enemigos y destruyendo las armas enemigas antes de que tengan tiempo de actuar o causar daño a las fuerzas amigas.

    De hecho, un arma de IA puede buscar soldados y armas enemigas incluso con más eficacia que un soldado humano, porque puede procesar más datos en menos tiempo a través de su «cerebro» (es decir, el ordenador).

    Esto hace que sea más eficaz a la hora de encontrar a los enemigos y determinar lo que están haciendo.

    Se utiliza la IA en la guerra en la formulación de estrategias militares.

    La tecnología de IA puede utilizarse para recopilar datos sobre las fuerzas enemigas y formular planes estratégicos para las operaciones de combate.

    El ejército espera que la IA revolucione su forma de combatir las guerras. Su misión es desarrollar máquinas que piensen por sí mismas, que tomen la iniciativa, tomen decisiones y actúen de forma autónoma.

    La IA podría ayudar a los comandantes a anticiparse a los movimientos del enemigo, permitiendo tiempos de respuesta más rápidos.

    También podría utilizarse para procesar e interpretar datos procedentes de drones y satélites de vigilancia, descubriendo rápidamente amenazas ocultas y facilitando la detección de puntos débiles en las defensas enemigas.

    La IA ya se utiliza en la guerra para la formulación de estrategias militares. En países como Israel, la IA se utiliza desde hace más de una década para potenciar los sistemas automatizados de puntería y de gestión de la batalla.

    Conclusión: La inteligencia artificial IA en la guerra ha demostrado ser una tecnología valiosa.

    La tecnología de la IA tiene aplicaciones militares de gran alcance, que van desde los drones no tripulados y los aviones espía hasta la automatización de tanques.

    Es difícil saber hasta dónde avanzará la «inteligencia artificial militar» en los próximos años, pero es probable que siga siendo una parte integral de las operaciones militares durante el resto de este siglo.

    No cabe duda de que el uso de la IA en la guerra ha madurado hasta un punto en el que las IA pueden ahora apoyar y ayudar eficazmente a los soldados en el campo de batalla.

    Además, los avances en la gestión autónoma de las batallas permitirán que las futuras IAs colaboren más fácilmente con otras tecnologías bélicas como los vehículos aéreos no tripulados y los drones para crear una fuerza de combate casi totalmente automatizada.

    ¡Comparte!

    ¡Déjanos tu comentario!

    Escribe tu comentario aquí 👇

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

    Te puede interesar 👇

    SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    Máster Inteligencia Artificial

      RECIBE EN TU EMAIL:

      El precio y facilidades de pago.
      Postulación a la BECA 65% dcto.
      Complementos: Curso de idiomas GRATIS (Sólo por pago único) + Networking Profesional.